Salar de Uyuni en un día

Estándar

Ya que soñé anoche con el Salar de Uyuni, creo que se hace necesario hablar de este hermoso lugar y retomar este blog.

En mi viaje por Bolivia, dejé la visita al Salar al final, ya que era el más cansador de todos, y debido al tiempo, tenía que tomar el tour más corto. Esto significaba subir a un bus a las 19 hrs. en La Paz, después de haber llegado ese mismo día desde Copacabana, dejar a mi compañera de viaje en un taxi para el aeropuerto, mis cosas en un hostal, descansar un par de horas y esperar sentada en un bus 10 horas de viaje hasta llegar a Uyuni. Lo único que puedo decir, es que el sacrificio valió la pena.

Salar de Uyuni

En el terminal de La Paz tomé el bus que me llevaría a la ciudad de Uyuni. El transporte no se veía mal, habían frasadas y los asientos se notaban cómodos, pero el frío y el mal estado del camino, hizo que no fuera el mejor de mis recorridos.

Nos despertaron ya siendo casi las 6 de la mañana para bajar del bus y recorrer esta pequeña ciudad, que por esa hora debía estar en los 0º o 1º grado. El frío era paralizante, y más aún al empezar a recorrer tan temprano este lugar y no ver nada abierto. Todos los turistas caminaban sin rumbo, con la esperanza de abrazar un chocolate o café caliente.

Pronto encontramos en una de las calles principales, un tímido restaurante que abría sus puertas a estos visitantes muertos de frío, que aún tenían que esperar hasta las 10am para salir a su encuentro con el Salar de Uyuni.

Un buen desayuno y algo de wifi fue lo necesario para recobrar energía y seguir recorriendo. Uyuni es una ciudad pequeña, pero que tiene un encanto para quienes lo aprecien. Estuve paseando por su calle principal y compré unos guantes para poder abrigarme y recorrí unos puestos de libros bastante baratos y donde compré algunos sobre historias y leyendas de Bolivia.

En el centro se encuentra el reloj público de Uyuni que fue comenzado a construir en 1926 y funciona desde 1930. Además una reciente obra de sal del Dakar resalta en medio de sus pequeñas calles y tranquila vida.

Me llamó la atención un artesano que realizaba anillos con las monedas de diferentes países. Muchos se acercaban a ver su trabajo y comprar alguno hecho de su nación.Reloj Público Uyuni

A las 10 am comenzó mi tour con el grupo asignado, integrado por 2 coreanas, 2 suecos y 2 chilenas más, aparte del chofer que nos llevaría a nuestro recorrido. Continuar leyendo

Anuncios

Salinas de Cáhuil- Sal a la Antigua

Estándar

Las Salinas de Cáhuil están a unos 20 minutos de Pichilemu, y fue uno de los primeros lugares que visitamos, debido a que todos querían comprar la sal de mar que se produce en forma artesanal, oficio que continúa en este pueblo.

El paisaje de las Salinas de Cáhuil es bastante particular, por los colores de sus piscinas o cuadrantes, en donde se realiza la extracción de la sal y que se puede admirar de cerca por pequeños pasillos creados para pasear por las orillas.

A la salida compramos la sal de Cáhuil a un lugareño que nos ofreció 5 kilos en $1.000 pesos. También hay un pequeño puesto de artesanías para llevar algún recuerdo.

Además Cáhuil queda a orillas del estero Nilahue y vi muchas opciones para hacer kayak, además de una pequeña feria artesanal, con un restaurante llamado La Balsa, en donde les recomiendo detenerse a comer unas empanadas hechas en horno de barro.

la foto (1)

https://vine.co/v/OpEhevha01i/embed/simple?audio=1