Visita a Tiwanaku en Bolivia

Estándar

A 1 hora y media de La Paz, se encuentra las ruinas de Tiwanaku, donde se podrá observar importantes vestigios de esta cultura pre inca que dominó entre el 1.600 a.c. y 1.200 d.c.

Se pueden conseguir tours al lugar en La Paz, ya que muchas agencias turísticas ofrecen este viaje, uno de los principales atractivos de la capital boliviana. Con mi amiga tomamos uno por US 35 por persona, en Bolivia Expedition, el cual incluía el traslado desde el hotel hasta Tiwanaku, entradas al recinto, guía y almuerzo.

Al llegar al lugar visitamos primero los museos Lítico y cerámico, donde conocimos más de la historia de Tiwanaku y su cultura. Desde allí nos dirigimos al sitio arqueológico, en donde nos encontramos con los monolitos; la pirámide Akapana (aún en proceso de desentierro); el templete semi-subterráneo, donde pudimos contemplar en sus paredes las sobresalientes cabezas esculpidas en toba volcánica. Llama la atención que entre los diferentes rostros de esta exposición, encontremos algunos tallados en roca blanca y con diferente forma, que asimila a un alienígena, de ahí que existan muchas teorías sobre extraterrestres vinculados con Tiwanaku.

Tiwanaku

El recorrido también incluye el templo de Kalasasaya y la famosa Puerta del Sol, en la que se pueden observar distintas figuras, en la que se distingue una en el centro, la que se relaciona con el dios Viracocha, creador del universo. Esta obra no está en su lugar original, ya que fue removida y puesta en este sector, pero los investigadores aseguran que se encontraba en otro templo cercano, llamado PumaPunku.

En Tiwanaku también conocimos las piedras utilizadas como megáfonos en esta cultura, en donde, a través de este sistema, se comunicaban desde un lugar a otro.

Después de este recorrido, nos llevaron  a almorzar en un restaurant cercano, en donde probamos comida típica como filete de llama, acompañado de quinoa y algunos tipos de papa, de los cuales se cultivan 400 variedades en Bolivia.

Les recomendamos que al contratar el tour, incluyan el almuerzo, ya que no hay otro restaurant cerca y finalmente deberán pagar aparte si desean comer. Es ideal, ya que podrán probar el menú tradicional de Bolivia, que es muy sabroso.

Monolito_Tiwanaku

Anuncios

El Puquén de Los Molles

Estándar

Con un grupo de amigas fuimos hace un tiempo atrás a Los Molles y recorrimos esta pequeña, pero acogedora playa de la V región, a unas 3 horas y media de Santiago.

Nos quedamos en una cabaña a pocas cuadras de la playa. Recorrimos la zona de los pescadores y el primer día almorzamos en el restaurante Puquén y al siguiente, en El Pirata Suizo, conocido por su excéntrico dueño y sus deliciosos platos.

Una de las atracciones que más nos recomendaron, fue visitar el  Puquén de Los Molles, que se encuentra en el parque del mismo nombre, en donde partimos nuestro recorrido temprano, con una caminata por un sendero con un paisaje variado, desde roqueríos, hasta acantilados con vista al mar y valles áridos con flora nortina y tierra resbaladiza.

Si van a visitar el bioparque Puquén, deben ir con zapatos para trekking, ya que no es un camino complicado, pero si tiene muchas piedras y tierra, además de subidas un poco empinadas y que requieren de un buen agarre para mayor seguridad.

Al llegar al Puquén, un chorro de vapor natural que salta desde las profundidades de las rocas de golpe, deben tener cuidado al acercarse, ya que es una zona peligrosa,sobre todo la orilla de éste, por eso se encuentra delimitada para evitar riesgos.

La vista panorámica desde el Puquén de Los Molles es especial para tomar una excelentes fotos de un paisaje maravilloso, al lado de un fenómeno natural que no verás en todos lados.

Salinas de Cáhuil- Sal a la Antigua

Estándar

Las Salinas de Cáhuil están a unos 20 minutos de Pichilemu, y fue uno de los primeros lugares que visitamos, debido a que todos querían comprar la sal de mar que se produce en forma artesanal, oficio que continúa en este pueblo.

El paisaje de las Salinas de Cáhuil es bastante particular, por los colores de sus piscinas o cuadrantes, en donde se realiza la extracción de la sal y que se puede admirar de cerca por pequeños pasillos creados para pasear por las orillas.

A la salida compramos la sal de Cáhuil a un lugareño que nos ofreció 5 kilos en $1.000 pesos. También hay un pequeño puesto de artesanías para llevar algún recuerdo.

Además Cáhuil queda a orillas del estero Nilahue y vi muchas opciones para hacer kayak, además de una pequeña feria artesanal, con un restaurante llamado La Balsa, en donde les recomiendo detenerse a comer unas empanadas hechas en horno de barro.

la foto (1)

https://vine.co/v/OpEhevha01i/embed/simple?audio=1

Islas de Los Uros en Perú

Estándar

Uno de los principales lugares que quería visitar cuando visité Puno, en Perú, eran las Islas de Los Uros, en el Lago Titicaca.

Las Islas de Los Uros, ubicadas a 6 kilómetros de Puno, son artificiales, hechas por sus mismos habitantes, que las crean con juncos, y viven sobre ellas con sus familias.

Al bajar de la embarcación, se siente como la isla se mueve y la familia te recibe al centro, ayudando al guía a contar la historia de Los Uros, detallando sus técnicas para crear cada una y su forma de vivir.

Se puede terminar este viaje con un paseo en las embarcaciones típicas de Los Uros, realizadas también con juncos. Esto se cobra aparte, pero es barato y el dinero es para la mantención de la familia que los recibe.

IMG_1372

El Mercado de Pisac en Cuzco

Estándar

Pisac se encuentra a pocos kilómetros de Cuzco y es uno de los lugares más importantes del Valle Sagrado. Se divide principalmente en 2: el sector arqueológico en la montaña y el Pueblo con su mercado, del cual hablaré en este post.

El Mercado de Pisac es bastante grande, por lo que necesitas al menos 40 minutos para recorrerlo con calma. Al bajar del tour nos dieron el tiempo para recorrerlo y visitar además la Iglesia principal de la ciudad, en la cual aún se hace misa en quechua.

Cuando recorrí el Mercado, me encontré con que además de la feria artesanal de Pisac, hay varias tiendas que venden joyas de plata, que tienen la ventaja de que puedes pagar con tarjeta de crédito.

Como consejo: Siempre regateen los precios, 90% de las veces funciona. Si ves a niños que andan con una alpaca bebé en los brazos y les sacas fotos, debes darles propina.

Pisac

Playa de Matanzas-Chile

Estándar

Visité hace poco la playa de Matanzas, a 5 kilómetros de la comuna de Navidad. Es un pueblo costero pequeño, pero con un gran atractivo para los amantes del surf, winsurf y kitesurf, debido al viento que recorre la playa y que le da fuerza a estos deportes, aunque no muy amable con quienes sólo vamos a tomar sol.

A orillas de la arena se destacan el Hotel Surazo y Alba Hotel Boutique, que entregan una oferta gastronómica de buen nivel y costos moderados, en donde se puede disfrutar de un exquisito almuerzo mirando las olas, lo que hice junto a mis amigas en la terraza del Surazo, protegidas por un ventanal que permite tener la vista del paisaje, sin la arena en la cara que llega de golpe con el viento.

Nos quedamos a 10 minutos de Matanzas, en la zona de La Vega de Pupuya, que tiene ofertas más baratas de cabañas, pero no por eso un entorno menos encantador. Aunque tuvimos que pasar una noche sin luz por descoordinaciones de los arrendatarios, lo que compensamos con encender la parrilla de afuera a la luz de la luna llena y un cielo muy estrellado.

Para visitar la playa de La vega de Pupuya tuvimos que subir por unas dunas y encontrarnos con un lindo paisaje y la tranquilidad del lugar. A un costado, pudimos divisar a quienes comienzan a practicar y aprender kitesurf en la laguna que se encuentra cercana.

la foto

Laguna San Rafael-Chile

Estándar

Hace algunos años atrás tuve la oportunidad de visitar la Laguna San Rafael en un viaje de trabajo. Lo que más me sorprendió fue el silencio de los hielos eternos y la majestuosidad del gran ventisquero San Rafael.

A través de un bote zodiac nos acercaron lo suficiente como para escuchar en primera fila los desprendimientos del glaciar, con estruendos que llenaban el lugar.

Imprescindible es tomar el famoso whisky con trozos de hielo del Glaciar San Rafael, lo que hice junto al grupo que me acompañaba en esta travesía.

Lamentable es que pese a verse tan imponente, año a año el ventisquero San Rafael va disminuyendo su extensión y retrocediendo en su presencia.

puyuhuapi ultimas 172