Salar de Uyuni en un día

Estándar

Ya que soñé anoche con el Salar de Uyuni, creo que se hace necesario hablar de este hermoso lugar y retomar este blog.

En mi viaje por Bolivia, dejé la visita al Salar al final, ya que era el más cansador de todos, y debido al tiempo, tenía que tomar el tour más corto. Esto significaba subir a un bus a las 19 hrs. en La Paz, después de haber llegado ese mismo día desde Copacabana, dejar a mi compañera de viaje en un taxi para el aeropuerto, mis cosas en un hostal, descansar un par de horas y esperar sentada en un bus 10 horas de viaje hasta llegar a Uyuni. Lo único que puedo decir, es que el sacrificio valió la pena.

Salar de Uyuni

En el terminal de La Paz tomé el bus que me llevaría a la ciudad de Uyuni. El transporte no se veía mal, habían frasadas y los asientos se notaban cómodos, pero el frío y el mal estado del camino, hizo que no fuera el mejor de mis recorridos.

Nos despertaron ya siendo casi las 6 de la mañana para bajar del bus y recorrer esta pequeña ciudad, que por esa hora debía estar en los 0º o 1º grado. El frío era paralizante, y más aún al empezar a recorrer tan temprano este lugar y no ver nada abierto. Todos los turistas caminaban sin rumbo, con la esperanza de abrazar un chocolate o café caliente.

Pronto encontramos en una de las calles principales, un tímido restaurante que abría sus puertas a estos visitantes muertos de frío, que aún tenían que esperar hasta las 10am para salir a su encuentro con el Salar de Uyuni.

Un buen desayuno y algo de wifi fue lo necesario para recobrar energía y seguir recorriendo. Uyuni es una ciudad pequeña, pero que tiene un encanto para quienes lo aprecien. Estuve paseando por su calle principal y compré unos guantes para poder abrigarme y recorrí unos puestos de libros bastante baratos y donde compré algunos sobre historias y leyendas de Bolivia.

En el centro se encuentra el reloj público de Uyuni que fue comenzado a construir en 1926 y funciona desde 1930. Además una reciente obra de sal del Dakar resalta en medio de sus pequeñas calles y tranquila vida.

Me llamó la atención un artesano que realizaba anillos con las monedas de diferentes países. Muchos se acercaban a ver su trabajo y comprar alguno hecho de su nación.Reloj Público Uyuni

A las 10 am comenzó mi tour con el grupo asignado, integrado por 2 coreanas, 2 suecos y 2 chilenas más, aparte del chofer que nos llevaría a nuestro recorrido.

Comenzamos por visitar el cementerio de trenes, a unos pocos kilómetros de Uyuni, donde básicamente hay muchos restos de vagones abandonados y que los turistas usan para sacarse fotos sobre ellos y jugar un rato.

cementerio de trenes Uyun

Desde ahí nos fuimos a arrendar unas botas de agua, por 10 bolivianos el par, esto es muy relevante, ya que algunos turistas no lo hacen para ahorrar y luego no pueden disfrutar del último lugar visitado.

Llegamos a Colchani, un pequeño pueblo que vive de extracción de sal y que es un punto para que los turistas puedan descansar, almorzar en instalaciones hechas de sal (mesa, sillas, paredes, etc.) y comprar artesanías locales, además de visitar el museo de sal.

Desde allí nos adentramos al Salar, y nos acercamos al hotel de sal y a un monumento del Dakar, mucho más grande que el que está en Uyuni y que decora el paisaje blanco. Por favor no suban a sacarse fotos, ya que la obra es de sal y se daña.

Monumento de sal Dakar Salar de Uyuni

El Salar de Uyuni tiene una extensión de 12 mil kilómetros, en donde se contempla un mar de sal que se une con el cielo y es aquí donde se pueden sacar las famosas fotografías de perspectiva, en donde nos divertimos un buen rato con el grupo del tour.

fotos perspectiva salar de uyuni

Ya al atardecer, pasamos a Inka Wasi o llamada Isla Pescado, que se encuentra en medio del Salar de Uyuni y la componen cientos de cactus gigantes.

Catus gigantes Inka Wasi

Para finalizar este viaje, fuimos a un sector del Salar de Uyuni que estaba inundado, lo que pasa generalmente en este lugar y si se tiene la suerte (para esto las botas de agua que arrendamos antes) llegarás al atardecer para ver como el cielo y sus colores se reflejan en el agua. Para mí esto fue lo mejor de esta visita, ya que el paisaje en este lugar es maravilloso.

Atardecer en Salar de Uyuni

https://vine.co/v/eA2M67FEKzi/embed/simplehttps://platform.vine.co/static/scripts/embed.js

Para terminar, llegando al terminal de Uyuni, puedes tomar buses hacia La Paz, que salen solamente entre 19 y 20 hrs. Si no logras irte en alguno de estos, puedes buscar alojamiento en la misma ciudad, ya que hay varios hostales para quedarse.

Consejo: Nunca se sienten cerca de la puerta del bus, ya que como me pasó a mi, puede quedar abierta (SI, ABIERTA, CON EL FRÍO QUE HACÍA) o que se cuele el aire congelado y no puedan dormir. Otra recomendación es que JAMÁS se sienten al final del bus, ya que por el mal estado de los caminos, salta y pueden golpearse muy fuerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s