Mercado de las brujas en La Paz

Estándar

La ciudad de La Paz, es un lugar con variados rincones que recorrer, en donde se puede conocer más de sus tradiciones. Por ello el Mercado de las Brujas es uno de sus principales atractivos.

Ubicado en calle Lineros, este mágico sector tiene entre sus locales variadas pócimas, amuletos y hierbas medicinales, que obtendrán la atención de cada visitante. En especial cuando vean colgados de los techos los fetos de llamas que se venden para enterrar en las construcciones de casas, y así augurar prosperidad.

Las vendedoras suelen ser mujeres típicas de la cultura aymara, llamadas cholitas, que aún conviven con la sociedad boliviana, con sus anchas polleras de colores y su típico sombrero. Ellas instruirán a cualquier turista, que amablemente pregunte por la utilidad de infusiones y objetos, que se encuentren expuestos en sus locales, pero si quiere sacar fotografías, es mejor preguntar primero para no molestarlas.

En nuestro recorrido, encontramos un local en donde venden pequeñas botellas con amuletos dentro, que tienen diferentes significados, como protección, salud, energía, prosperidad, amor, viajes, entre otros, los cuales son elegidos para una persona en particular y “bendecidos” por la cholita, quien envuelve el frasco con lana de colores, mencionando el nombre de quien será su propietario y los beneficios que recibirá.

Además pueden llevarse protectores para tener en las billeteras y amuletos con animales sagrados como el cóndor, la serpiente, el puma, la tortuga, entre varios más.

Es interesante conocer las distintas infusiones y cremas hechas de hierbas tradicionales para la salud, de las cuales compramos algunas para probar sus efectos.

También podrán comprar aquí hojas de coca para preparar el té que ayuda a superar la altura de La Paz, ubicada a más de 3.600 metros sobre el mar.

Mercado_de_las_brujas

Anuncios

Visita a Tiwanaku en Bolivia

Estándar

A 1 hora y media de La Paz, se encuentra las ruinas de Tiwanaku, donde se podrá observar importantes vestigios de esta cultura pre inca que dominó entre el 1.600 a.c. y 1.200 d.c.

Se pueden conseguir tours al lugar en La Paz, ya que muchas agencias turísticas ofrecen este viaje, uno de los principales atractivos de la capital boliviana. Con mi amiga tomamos uno por US 35 por persona, en Bolivia Expedition, el cual incluía el traslado desde el hotel hasta Tiwanaku, entradas al recinto, guía y almuerzo.

Al llegar al lugar visitamos primero los museos Lítico y cerámico, donde conocimos más de la historia de Tiwanaku y su cultura. Desde allí nos dirigimos al sitio arqueológico, en donde nos encontramos con los monolitos; la pirámide Akapana (aún en proceso de desentierro); el templete semi-subterráneo, donde pudimos contemplar en sus paredes las sobresalientes cabezas esculpidas en toba volcánica. Llama la atención que entre los diferentes rostros de esta exposición, encontremos algunos tallados en roca blanca y con diferente forma, que asimila a un alienígena, de ahí que existan muchas teorías sobre extraterrestres vinculados con Tiwanaku.

Tiwanaku

El recorrido también incluye el templo de Kalasasaya y la famosa Puerta del Sol, en la que se pueden observar distintas figuras, en la que se distingue una en el centro, la que se relaciona con el dios Viracocha, creador del universo. Esta obra no está en su lugar original, ya que fue removida y puesta en este sector, pero los investigadores aseguran que se encontraba en otro templo cercano, llamado PumaPunku.

En Tiwanaku también conocimos las piedras utilizadas como megáfonos en esta cultura, en donde, a través de este sistema, se comunicaban desde un lugar a otro.

Después de este recorrido, nos llevaron  a almorzar en un restaurant cercano, en donde probamos comida típica como filete de llama, acompañado de quinoa y algunos tipos de papa, de los cuales se cultivan 400 variedades en Bolivia.

Les recomendamos que al contratar el tour, incluyan el almuerzo, ya que no hay otro restaurant cerca y finalmente deberán pagar aparte si desean comer. Es ideal, ya que podrán probar el menú tradicional de Bolivia, que es muy sabroso.

Monolito_Tiwanaku